euskadiko langile komisioak | 21 julio 2024.

CCOO Gazteak presenta el informe "Evolución de la situación de la juventud en Euskadi 2021- 2024" poniendo el foco en la incidencia de la precariedad en la salud mental de las personas jóvenes

    La secretaria general de CCOO Euskadi, Loli García, el responsable estatal de Jóvenes CCOO, Adrià Junyent, el responsable de Gazteak CCOO, Arkaitz Antizar, y Sandra Sevilla, militante de Gazteak, han presentado este miércoles en Bilbao el informe de CCOO Gazteak "Evolución de la situación de la juventud en Euskadi 2021- 2024", que recoge información sobre los tres ejes que, a juicio del sindicato, vertebran la calidad de vida de la juventud vasca: empleo, vivienda y salud mental.

    26/06/2024. Europa Press
    Sandra Sevilla, Arkaitz Antizar, Loli García y Adrià Junyent

    Sandra Sevilla, Arkaitz Antizar, Loli García y Adrià Junyent

    El responsable de Gazteak CCOO, Arkaitz Antizar, ha destacado algunos de los datos más relevantes del informe, entre ellos que la tasa de paro de la juventud vasca (16-29 años) sufre una evolución descendente, pasando del 17,4% en 2020 al 12,6% en 2023, al tiempo que también ha descendido la temporalidad, pasando del 62,6% al 46%, mientras que la tasa de temporalidad ha bajado "mínimamente" del 33,5% al 32,4%, por lo que sigue siendo "acusada, sobre todo en las mujeres"

    En cuanto a la vivienda, Antizar ha advertido que la tasa de emancipación de Euskadi es la más baja de la UE, un 34,5% frente a la media europea del 51,8%, y ha señalado que una persona joven en Euskadi debe destinar de media un 59,6% de su salario al gasto hipotecario y un 51,9% al alquiler, por lo que a la juventud vasca "se le agota la mitad del salario en los gastos de compra o alquiler de vivienda".

    Y todo ello, ha dicho, en un territorio donde la necesidad de vivienda "no hace más que aumentar", de 48.233 jóvenes en 2020 a 58.289 en 2023.

    En relación al estado de salud de la juventud vasca, Antizar ha afirmado que las cifras son "muy preocupantes", ya que la tasa de personas de entre 15 y 29 años que perciben su salud como regular, mala o muy mala ha pasado del 2,4% en 2018 al 6,3% en 2023, "con lo que se ha triplicado".

    Además, ha apuntado que el nivel de satisfacción con la salud propia pasa de obtener una nota de 8,7 sobre 10, en 2018, a 7,2 en 2023 y ha precisado que la "mala salud" se da, principalmente, en cuadros de ansiedad y depresión. Así, ha destacado que el 18,9% de las personas de entre 15 y 29 años ha padecido síntomas de ansiedad o depresión en 2023, tasa que se eleva al 25,6% en el caso de las mujeres, frente al 8,3% de 2018.

    Asimismo, ha alertado de que la tasa de mortalidad por suicidio en Euskadi "no para de subir en los últimos años y ya se consolida como la primera causa no natural de la juventud vasca, bastante por encima de los accidentes de tráfico". Así, en 2023 esta tasa resultó ser del 4,5% frente al 3,1% en 2018.

    Como conclusión de estos datos, Antizar ha señalado que "la precariedad afecta gravemente a la salud mental de la población en general y a la juventud en concreto", a lo que se suma otros factores como "la dificultad para acceder a una vivienda o la falta de ocio saludable a un precio asequible".

    BRECHA SALARIAL

    Por su parte, el responsable estatal de Jóvenes CCOO, Adrià Junyent, ha reconocido que ha habido "ciertos avances" en cuanto a las tasas de desempleo de la juventud, pero ha alertado de la "brecha salarial" que tiene la juventud y ha advertido que "si queremos evitar un enfrentamiento intergeneracional tenemos que empezar a impulsar una igualdad salarial también en cuanto a la juventud y no juventud".

    En ese sentido, ha señalado que la diferencia salarial entre lo que cobra una persona de entre 50 a 65 años y lo que perciben los menores de 25 años es "de 1.000 euros al mes, 2.300 frente a 1.300 euros". Según ha remarcado, "el problema no es que la persona que está cerca de la jubilación cobre ese sueldo, sino que las empresas ofrecen a la juventud trabajos por salarios de miseria".

    Adrià Junyent ha dicho que la juventud se ha "estancado en cuanto a poder adquisitivo", mientras que los pensionistas lo mantienen en cuanto al IPC" y ha advertido que "esto se usa por parte de la derecha para pedir que se recorten pensiones". Se trata, ha apuntado, "del individualismo y el enfrentamiento del último contra el penúltimo de siempre con el que nos intentan enfocar hacia esa pelea entre generaciones". 

    En esa línea, ha asegurado que "sería una catástrofe en España bajar las pensiones que algunos proponen, y el primero damnificado sería la economía y el empleo de la juventud".

    Sobre vivienda, ha dicho que es "un problema que lleva a la juventud a vivir con el agua al cuello" y a vivir "compartiendo piso". En ese sentido, ha preguntado a los políticos "si lo que quieren para la juventud de este país es que tengamos hijos y proyectos de vida en pisos compartidos con desconocidos".

    A su entender, la sociedad y los políticos "tienen que comprometerse con la juventud" y toca "plantear un horizonte en el que las personas jóvenes quieran vivir, porque, ahora mismo, el presente que tienen no es de dignidad ni en los salarios ni en la vivienda".

    Por ello, ha considerado que la juventud "tiene que dar un paso al frente", porque "los derechos no se heredan", y ha pedido a los jóvenes que "se organicen en los sindicatos de clase para mejorar su presente".

    PEORES CIFRAS EN LA JUVENTUD

    Por su parte, la secretaria general de CCOO Euskadi, Loli García, ha reconocido que, en relación al empleo, Euskadi ha "mejorado en datos", pero en la gente joven "se siguen dando las peores cifras en todos los niveles".

    Tras afirmar que Euskadi tiene "la juventud mejor cualificada", ha advertido que "quizá el problema no retener talento, sino qué condiciones de vida y de trabajo" se está ofreciendo a esa juventud para poder hacer su proyecto de vida.

    En ese sentido, ha dicho que la vivienda "ha dejado de ser un problema social para ser un problema laboral de primer orden", porque "cuando un trabajador tiene que dejar entre el 50 o el 60% de su salario o bien en un crédito hipotecario o en un alquiler para una vivienda, tenemos un problema laboral" y "es una realidad que en Euskadi ya está extendida en todos los ámbitos de nuestro territorio".

    Por ello, ha exigido al nuevo Gobierno Vasco políticas concretas que pasan por "limitar los precios de la vivienda de alquiler y regular los apartamentos turísticos y cómo está esto incidiendo ya en Euskadi de manera muy clara con el precio de la vivienda", así como "empezar a trabajar en un parque público de viviendas y por el alquiler social".

    En cuanto al tema de la salud mental, ha incidido en que la "incertidumbre en la que vive una parte importante de la juventud sin posibilidad de hacer un proyecto de vida está generando unos problemas de salud muy importantes", que "solucionaríamos en parte abordando los problemas de empleo y de vivienda".

    En cualquier caso, ha exigido a los servicios públicos "una atención mucho mayor en la salud mental, no solo para las personas jóvenes, sino para el conjunto" porque es un recurso "que hay que pagar en muchos casos", lo que no puede hacer la juventud son sus salarios y condiciones de trabajo.

    Tras afirmar que "la juventud necesita cambiar el mundo y no que se le medique para soportarlo", Loli García ha llamado a "la organización sindical, pelear por los derechos y reclamar lo que es justo".

    García ha coincidido con los responsables de juventud del sindicato en que, por primera vez, las generaciones jóvenes "tienen un peor proyecto de vida que la que tienen las generaciones mayores" y ha considerado necesario "romper de manera radical" los mensajes que están "intentando enfrentar el escenario de unas generaciones con el de otras".