euskadiko langile komisioak | 21 julio 2024.

La consolidación de los efectos de la reforma laboral debe acompañarse de subidas salariales para afrontar los retos del 2024

  • La contratación indefinida pasa a representar el 25,5% en 2023 frente al 24,5% en 2022 y el 9,35 en 2021.
  • Importante incremento de la afiliación especialmente en el régimen general. Las personas afiliadas con contratos indefinidos crecen otro 4,3% y representan el 72,4% de la afiliación en el régimen general.

26/01/2024.
Foto: Europa Press

Foto: Europa Press

Los datos de la Epa (INE) en el 4º trimestre de 2023 muestran un panorama del mercado de trabajo donde el dinamismo se ha vuelto a moderar respecto al trimestre anterior en el conjunto del Estado, pero que en nuestra Comunidad se acelera de forma notable. 

A nivel del Estado la ocupación desciende 19.000 personas respecto al trimestre anterior y se situó en 21.246.900. En términos desestacionalizados la tasa trimestral fue del 0,60% y el empleo creció en 783.000 personas en los 12 últimos meses. Por su parte, el paro bajó en 24.600 personas, hasta 2.830.600. En términos desestacionalizados descendió un 1,20%. En los 12 últimos meses disminuyó en 193.400 personas.

En el País vasco los datos mejoran a los estatales ya que la ocupación habría aumentado en 22.200 personas (+2,3%) en el trimestre y el paro habría descendido en 21.100 (-23.8%). En términos interanuales la ocupación habría aumentado en 47.700 personas (+5%) y el paro desciende en 22.600 (+25,1%).

Más allá de la exactitud de los datos el INE, coincide con Eustat y con los registros en  mostrar  una evolución favorable tanto del trimestre, como de del conjunto del año y las estimaciones brutas se acercan mucho, tanto para la ocupación como para el desempleo.

El INE reduce incluso el número de personas en paro hasta los 67.400 y estima una tasa de paro del 6,3% por debajo incluso del 7% que estimó Eustat y que vuelven a situar a nuestra Comunidad con la tasa más baja del Estado. Son cifras que contrastan con el paro registrado en Lanbide (107.779 en diciembre 2023) pero que muestran una evolución positiva.

Otro hecho diferencial del País vasco es que mientras en el conjunto del Estado continúa el aumento del empleo indefinido y el descenso del empleo temporal, en nuestro territorio, el incremento del empleo también se produce en el empleo temporal.  

Con las cifras del INE el número de personas asalariadas con contrato indefinido ha seguido aumentando, +19.200 personas en el año, pero las que tienen contrato temporal  también han aumentado en 18.200, por lo que la tasa de temporalidad habría aumentado hasta el 20,9%, 4,4p.p más alto que el conjunto del Estado, donde sí desciende.

Eustat si muestra una evolución positiva de la temporalidad, pero en todo caso el INE nos muestra una mayor dificultad en el País Vasco para seguir avanzando en la estabilidad del empleo.

A nuestro juicio, los datos nos permiten afirmar que:

1ª En 2023 se ha mejorado de forma notable la creación de empleo y se ha conseguido reducir el paro incluso en un escenario económico afectado por los conflictos internacionales.

 2º La calidad del empleo ha seguido mejorando en el conjunto del Estado pero muestra mucha más dificultad  para seguir progresando en su mejoría.

3ª La importante reducción del desempleo detectado en las encuestas, que vuelven a situar nuestra tasa como la más baja del Estado, contrasta con los datos registrados que muestran serias dificultades para un reducción drástica de las mismas y mantienen niveles de desempleo preocupantes.

Frente a esta realidad, hay que  insistir que el acierto de la reforma laboral parece agotarse, al menos en nuestro territorio, por lo cual se debe  seguir reforzando las partidas públicas destinadas al  empleo y la protección social. Por otro lado la situación derivada de la alta inflación sufrida y el aumento de las hipotecas nos impele a continuar  impulsando mejoras ambiciosas en salarios en un momento de record de beneficios empresariales.

Es necesario un salto adelante en materia de empleo para reactivar los logros en la estabilización del empleo, para mejorar la regulación del tiempo parcial, limitar y controlar  la economía de plataforma, que el SMI alcance el 60% de la media salarial o se concreten formulas para el reparto del trabajo mediante la reducción de la jornada laboral, junto a las mejoras salariales.