euskadiko langile komisioak | 26 mayo 2024.

El uso de las lenguas cooficiales en el Congreso debe servir para garantizar la atención en euskera en la Administración General de Estado en Euskadi

  • CCOO de Euskadi ya ha trasladado a la Delegación del Gobierno en Euskadi la necesidad de que en la mesa sectorial estatal se aborde la existencia de un sistema permanente de liberaciones remuneradas para el aprendizaje y perfeccionamiento del euskera.

27/09/2023.
Foto de la antigua aduana de Bilbao, hoy sede de la AGE

Foto de la antigua aduana de Bilbao, hoy sede de la AGE

CCOO considera que la posibilidad de uso de las lenguas cooficiales, euskera, gallego y catalán en las intervenciones que se lleven a cabo en el Congreso de los Diputados es una medida de gran importancia que contribuye a poner en valor la pluralidad lingüística y la plurinacionalidad del Estado.

No obstante, en el ámbito de la atención a la ciudadanía en los órganos e instituciones dependientes de la Administración General del Estado en Euskadi, CCOO sigue percibiendo un serio déficit, puesto que esa atención no está garantizada en euskera para la ciudadanía que así lo solicita. Algo que ha quedado constatado en reiterados informes del Consejo de Europa sobre el cumplimiento de la Carta europea de las lenguas minoritarias y hasta en informes del Consejo de las Lenguas cooficiales en la Administración General del Estado.

CCOO entiende que es momento también de dar pasos para revertir esta situación y dar una solución acorde con la pluralidad lingüística existente en Euskadi, tal y como hemos defendido también a través de nuestros aportes a la política lingüística del Gobierno Vasco. También la Administración General del Estado tiene que plantearse respetar por fin los derechos lingüísticos de la ciudadanía, conforme a lo mandatado desde hace 40 años en la incumplida Disposición adicional Tercera de la Ley 10/1982 del Euskera.

Tanto en la AGE como en el resto de administraciones vascas e incluso en las subcontratas que trabajan para ellas, es necesario abordar planes de aprendizaje del euskera, dedicando recursos suficientes para que no recaigan sobre las trabajadoras y trabajadores los costes, apostando por una política lingüística inclusiva en la que nadie se quede atrás en el proceso, tal y como lamentablemente está pasando en otras administraciones.