euskadiko langile komisioak | 21 julio 2024.

Los resultados de la EPA consolidan la necesidad de profundizar en la reforma laboral

  • Las cifras de la EPA, alineadas con otras fuentes registrales y estadísticas, muestran un buen comportamiento del mercado de trabajo.
  • La reforma laboral explica, no sólo la buena marcha del mercado laboral, sino la resiliencia de la economía en un momento de gran incertidumbre.
  • Los datos muestran la necesidad de redoblar esfuerzos y abordar las mejoras necesarias en la reforma para mejorar la calidad de nuestro mercado de trabajo.

27/07/2023.

Los datos de la Epa (INE) para Euskadi en el 2º trimestre de 2023 muestran un muy buen panorama del mercado de trabajo, un fuerte dinamismo con un alto incremento de la ocupación (+33.000), a la vez que registra un  descenso del paro (-12.00), lo que hace aumentar  la población activa en 21.000 personas. 

Buen comportamiento del mercado de trabajo

Los datos están alineados con lo publicado por Eustat, circunstancia que no siempre ocurre,  donde se hacía eco de un aumento de la ocupación de 10.800 personas y un descenso del paro (-14.500). También está alineado con un aumento a lo largo del año de la afiliación en el registro de  la seguridad  social, batiendo cifras de record.

En relación al mismo periodo de 2022, según la EPA, la ocupación ha aumentado en 42.700 personas y el paro ha descendió en -14.600, lo que supone una clara mejoría y un aumento de la población activa. En términos relativos supone un incremento del 4,6% en ocupación y un descenso del 16,3% del desempleo. La población activa aumenta un 2,74%.

Según estos datos en este 2ºT de 2023, la tasa de paro se sitúa en el, 7,13% (8,75% en 2022), y  la tasa de actividad aumenta más de un punto hasta 56,95%. Entre las mujeres la tasa de paro es prácticamente la misma que la de los hombres (7,14%, dos puntos menos que hace un año) pero su tasa de actividad es apenas del 52,39%.

El aumento de ocupación en el trimestre ha sido mayor entre las mujeres (+20.000) pero en el balance anual su ocupación ha crecido menos que la de los hombres (+15.000), cuestión que también coincide con lo apuntado en Eustat.

También coincide con  Eustat  en el dinamismo del sector privado, pero a diferencia de éste instituto,  la Epa no muestra un descenso de ocupación en industria, sino en construcción.

Datos de ocupación

La ocupación a tiempo completo aumenta en 32.400 personas en el trimestre, la ocupación a tiempo parcial apenas, incluso desciende entre los hombres (-3.400). En la comparativa interanual, igualmente se muestra que  prácticamente  todo el incremento de la ocupación lo es  a tiempo completo, rompiendo la dinámica del año anterior. El porcentaje de personas con ocupación a tiempo parcial desciende hasta el 16,4%. En el caso de las mujeres representa el 26,4% si bien en el trimestre ha descendido, comparado con hace un año  ha aumentado 0.8 puntos. 

En el empleo asalariado el incremento de ocupación se estima en  +24.500, siendo   mayor entre las  mujeres (+19.500) que entre los hombres y se ha  producido especialmente entre las personas con contrato temporal (+16.600), de las cuales 11.800 son mujeres. Estos datos contrastan con los publicados por Eustat y por la seguridad social, pero pueden ser una alerta en línea con los datos de afiliación del último mes. 

La temporalidad habría aumentado en el trimestre hasta el 20,9%, especialmente entre las mujeres que lo hace hasta el 24,9%, en todo caso son inferiores a las de hace un año (22,7% general y 26,5% entre las mujeres) y a las de antes de la pandemia y la reforma (25,1% y 23,7% respectivamente en el 2ºT de 2019).

No tan sorprendente y sí muy meritorio

Previo a la publicación de estos datos (en los días previos a las elecciones generales) diversos medios se hacían eco de los datos macroeconómicos y de empleo noticiando la desaceleración de la economía, pero destacando la “sorprendente” resiliencia del empleo en un escenario de gran incertidumbre marcado, además, por la guerra en Ucrania y una persistente inflación.  

Esta resiliencia ha sido explicada, justificándola en nuestro tejido productivo pero minimizando, cuando no despreciando, los efectos que la reforma laboral está teniendo en los buenos resultados del mercado de trabajo

Lo cierto es que no es tan  “sorprendente” que a pesar de los problemas económicos, el mercado laboral siga, por mor de las reformas, obteniendo buenos resultados sino que, precisamente, por efecto de la reforma acordada con los agentes sociales la economía se está viendo reforzada. Es en buena medida la reforma laboral la que explica la resiliencia de la economía en una situación de fuerte  incertidumbre.

Por otro lado si bien la reforma sigue produciendo  buenos resultados en el mercado de trabajo, aumentando su dinamismo y mejorando de la estabilidad de los empleos también se aprecian  signos de agotamiento, lo que nos impele a abordar las mejoras necesarias para corregir e impulsar la calidad de nuestro mercado de trabajo. 

Lo meritorio es haber podido alcanzar un buen acuerdo en el empleo y lo meritorio será poder mantenerlo y mejorarlo en el futuro, para lo cual hace falta se mantenga la voluntad de las partes, también la de los futuros gobiernos.