euskadiko langile komisioak | 17 junio 2024.

La justicia reconoce nuevamente como accidente de trabajo una lumbalgia derivada de un tirón al realizar un sobreesfuerzo en el puesto de trabajo

    CCOO considera que la labor de las mutuas queda cada día más en entredicho y les exige una rectificación en su modo de proceder en este tipo de casos.

    03/04/2023.

    El Juzgado de lo Social Nº2 de Donostia ha reconocido como accidente de trabajo el proceso de lumbalgia sufrido por un trabajador de la empresa UTE Donostialdea, dedicada al mantenimiento de carreteras y que realiza este trabajo por orden de la Diputación de Gipuzkoa. J.M.M sufrió un tirón lumbar en noviembre de 2021 cuando realizó un sobreesfuerzo al mover una de las señales utilizadas para el corte de carreteras, que tiene un peso de unos 20 kg, siendo finalmente diagnosticado de lumbalgia.

    La mutua Asepeyo, entidad responsable de la gestión de las contingencias profesionales de las personas trabajadoras de UTE Donostialdea, ha intentado alegar que no estaríamos ante un accidente de trabajo debido a que no hay lesión traumática derivada del trabajo. También han intentado argumentar que existe una patología degenerativa previa.

    La sentencia, por el contrario, considera en sus fundamentos jurídicos por un lado que el tirón que surge al hacer fuerza para mover la señal es “un mecanismo lesional suficiente” aún no habiendo lesión traumática. Por otro lado se establece que, en base a la legislación aplicable y en caso de existir patología degenerativa previa, han de considerarse accidentes de trabajo las enfermedades o defectos padecidos con anterioridad “que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente”.

    El responsable de salud laboral de CCOO de Euskadi, Alfonso Ríos, ha considerado que esta sentencia es de gran importancia, debido a que presenta de forma combinada sendos argumentos que derriban de forma simultánea los dos supuestos que ha intentado defender la mutua, como son la ausencia de lesión traumática (golpe, caída o similar) y la existencia de una enfermedad anterior. CCOO considera que a las mutuas se les están acabando los argumentos y que se están poniendo a sí mismas cada día más en entredicho en su afán por ocultar patologías cuyo origen está en las condiciones de trabajo. El sindicato insta a Asepeyo en el presente caso, pero a todas las mutuas en general, a que centren sus esfuerzos en curar a las personas que sufren accidentes de trabajo en lugar de en estrategias para no pagarles las debidas prestaciones económicas derivadas de la contingencia profesional.