euskadiko langile komisioak | 12 abril 2024.

El 60% de las mujeres vascas no tienen convenio colectivo actualizado

  • La temporalidad baja 4,4 puntos para las vascas pero en la Administración afecta a 1 de cada 2, según el estudio de CCOO de Euskadi.
  • El sindicato apuesta por extender los planes de igualdad en las empresas y abordar "una estrategia real" sobre los cuidados.

07/03/2023. Europa Press
Estibaliz Montero a la izquierda acompañada de Loli García a la derecha.

Estibaliz Montero a la izquierda acompañada de Loli García a la derecha.

CCOO de Euskadi ha destacado que la tasa de temporalidad entre las mujeres ha descendido el pasado año 4,4 puntos respecto a 2021, aunque aún representa un 24,2% del empleo femenino, si bien en las administraciones públicas "apenas" ha bajado y una de cada dos mujeres que trabaja en el empleo público tiene un contrato temporal. Por ello, ha reclamado que, "de una vez por todas, se aplique el acuerdo para la consolidación del empleo público" y que "aflore todo el empleo temporal".

La secretaria general de CCOO de Euskadi, Loli García, y la responsable de Mujeres, Estibaliz Montero, han presentado este martes el 'Informe de situación del empleo de las mujeres en Euskadi' correspondiente a 2022 en una comparecencia en Bilbao, en la víspera del 8 de Marzo. El sindicato va a conmemorar el Día Internacional de la Mujer bajo el lema 'La igualdad es un plan de que funciona', con una asamblea en la que va a reconocer a las sindicalistas que "día a día luchan en los centros de trabajo".

En función del estudio presentado, 2022 se ha cerrado con una evolución del empleo "especialmente desfavorable" en las mujeres, dado que las desempleadas han aumentado en 5.300 y las ocupadas han descendido en 22.600, según ha explicado Estibaliz Montero.

Sin embargo, el informe incluye, en palabras de García, "datos positivos, de mejora" como el hecho de que el pasado año desciende la tasa de temporalidad aunque, "eso sí, en la empresa privada", según ha indicado, como consecuencia de la reforma laboral.

Así, en 2022 la tasa de temporalidad entre las mujeres baja 4,4 puntos respecto al año anterior, aunque representa un 24,2% del empleo femenino, y la contratación indefinida crece en un 146%. No obstante, el porcentaje de afiliadas al régimen general de la Seguridad Social con contrato indefinido, el 65%, es aún menor que el de los hombres, el 77%.

La responsable de CCOO ha alertado de que "ahora mismo la elevada tasa de temporalidad de las mujeres está en las administraciones públicas". En función del informe, la temporalidad de este sector "apenas" baja en 2022 y una de cada dos mujeres que trabaja en el empleo público tiene un contrato temporal. Respecto al inicio de la pandemia, la temporalidad en el empleo público ha aumentado entre las mujeres nueve puntos.

Por ello, García ha reclamado que, "de una vez por todas, se aplique el acuerdo alcanzado para la consolidación del empleo público". De este modo, ha insistido en la necesidad de que "aflore todo el empleo temporal", que en Euskadi está "vinculado fundamentalmente a administración pública, Osakidetza y Educación". De este modo, ha considerado que el Gobierno Vasco tiene "una responsabilidad muy grande".

Por otro lado, el estudio refleja que ocho de cada diez mujeres ocupadas trabaja en el sector Servicios, mientras que en la Industria lo hace solo una de cada diez.

El empleo a tiempo parcial pierde peso respecto a 2021 pero sigue siendo un 24,1% del empleo entre las mujeres, frente al 7,5% en los hombres, de modo que siete de cada diez empleos a tiempo parcial son ocupados por mujeres.

Los expedientes de RGI decrecen entre las mujeres 7,7 puntos, frente al 6 de media general, ha explicado Montero, que ha destacado que el mayor colectivo de perceptores son mujeres mayores de 65 años.

El informe también refleja un descenso de tres puntos en la brecha salarial, si bien en este caso el dato corresponde a 2020 en relación a 2019 y, por ello, hay que "cogerlo con alfileres", ha precisado Loli García, en cuya opinión "tiene un efecto muy claro la subida del SMI".

Así, la brecha salarial disminuye del 24,16% en 2019 al 21,8% en 2020, a pesar de lo cual las mujeres vascas "han trabajado 80 días gratis". Las brechas más elevadas se dan en las franjas de edad "centrales", en palabras de Montero, "muy ligadas a los cuidados".

En materia de negociación colectiva, 267.263 mujeres dependen de un convenio colectivo al finalizar 2022 y el 60% de las trabajadoras no están "bajo el paraguas de un convenio sectorial en activo" (frente al 50,5% de los hombres).

El estudio señala que CCOO es "la organización que da mayor cobertura tanto en hombres como en mujeres" y, de los convenios firmados por CCOO, un 40,8% de las personas con cobertura son mujeres, frente al 27,8% en los convenios firmados por ELA, ha destacado Montero.

Para la secretaria general de CCOO de Euskadi, los datos en materia de negociación colectiva "afianzan" la estrategia de CCOO en defensa de los convenios sectoriales frente a "otras estrategias sindicales que apenas dan cobertura a trabajadoras".

PLANES DE IGUALDAD Y ESTRATEGIA DE CUIDADOS

El informe refleja que persisten determinados indicadores que "siguen manifestando las desigualdades en el ámbito trabajo" y evidencian que "queda mucho camino por recorrer", ha manifestado Loli García.

En este marco, CCOO va a "seguir incidiendo" en la negociación colectiva y la extensión de los planes de igualdad porque son "el mejor instrumento" para reducir las brechas de género en los centros de trabajo.

Según el estudio de CCOO, al cierre de 2022, los planes de igualdad vigentes en las cuatro autoridades laborales vascas se elevaban a 464, aunque también puede haber otras empresas vascas que hayan registrado su plan en la autoridad estatal. El pasado año fue "de récord" ya que se registraron 360 planes de igualdad, "prácticamente uno por día", ha destacado la responsable de Mujeres.

El sindicato también ha reclamado "una estrategia real" para abordar el tema de los cuidados, dado que el hecho de que las mujeres sean las que "casi exclusivamente" afrontan "esta carga" incide "de manera clara en que no se consiga terminar con las desigualdades", ha señalado su secretaria general.

García ha reclamado que los cuidados deben verse "como un derecho individual y una necesidad colectiva" ante una población "cada vez más envejecida" y también "desde una perspectiva individual y familiar", con temas como la corresponsabilidad y los permisos retribuidos, "y no otros", porque "son los que van a garantizar conciliar vida personal y laboral sin pérdidas de derechos y en la vida laboral de las mujeres". De este modo, ha insistido en que son precisos servicios públicos "de calidad", con infraestructura "suficiente".

A su entender, es necesario abordar los cuidados desde una perspectiva de género porque "la redistribución en clave política, social y familiar es indispensable" para una igualdad efectiva.

Desde la perspectiva laboral, ha pedido "dignificación, profesionalización, empleo de calidad y salarios dignos" para las mujeres que se dedican laboralmente al mundo de los cuidados, un ámbito feminizado y que "en algunos casos llevan arrastrando conflictos desde hace mucho tiempo", como en el caso de las trabajadoras de ayuda a domicilio de Bizkaia.

Según ha explicado, llevan ocho años sin renovar el convenio y "con la desvergüenza" de que los ayuntamientos han incrementado las licitaciones y ese aumento de recursos "ha ido al beneficio y a los bolsillos de las patronales" que realizan el servicio.

García ha denunciado que las administraciones públicas tienen "una responsabilidad brutal". "Lo que están haciendo con los impuestos de todos los ciudadanos es incrementar el beneficio de los empresarios dejando a las trabajadoras al albur de unas patronales que se niegan a reconocer un servicio de cuidado a las personas dependientes", ha criticado.

Por ello, ha apelado a que "ya vale de discursos huecos y vacíos" sobre la importancia de los cuidados que se oirán en esta semana del 8M porque hay "situaciones reales que se pueden solventar".