euskadiko langile komisioak | 4 marzo 2024.

Un febrero dinámico nos recuerda la peor situación de las mujeres en el mercado laboral

  • Las mujeres han tenido una peor evolución tanto mensual como anual si bien la reforma está teniendo un buen resultado en la mejora de la estabilidad.
  • Mejora la estabilidad del empleo y la contratación estable.
  • El descenso del paro pierde dinamismo pero se recupera la ocupación.

02/03/2023.
Foto Irekia

Foto Irekia

El ministerio de trabajo ha informado de que el paro aumentó en 2.618 personas, un leve repunte en este mes, a pesar de lo cual el total de personas en paro es el menor en un mes de febrero desde 2008. A nivel de Estado hay nuevo mínimo de temporalidad (46% de los nuevos contratos  son de carácter indefinidos). La cuantía media de la prestación contributiva aumenta más del 8%  tras la eliminación de uno de los recortes aprobado por Rajoy  y el incremento al 60% de la base reguladora a partir del día 181.

En Euskadi, según los datos que facilita Lanbide al SEPE, en el mes de febrero se ha producido un  descenso en el número de personas en paro,(-609),  a pesar de que el número de demandantes aumenta en 3.308 personas, por el creciente incremento de demandantes ocupados (2.337) y personas con demandas especiales o disponibilidad limitada (1.568).

En términos interanuales, el número de personas en paro registradas es un  3% inferior 

(-3.519) y se sitúa en  112.296. Esto muestra una clara desaceleración en el ritmo de reducción del paro que nos sitúa ante un problema estructural de nuestro mercado laboral que son los niveles de desempleo estructuralmente altos.

El paro disminuye en todos los sectores, pero aumenta en el colectivo sin empleo anterior (este dato junto al incremento de la ocupación es signo de un buen dinamismo del mercado laboral).  Pero, en este colectivo, las mujeres representan el 67% de las desempleadas y llegan hasta el 77,5% en el caso de las personas mayores de 45 años.

El paro no disminuye entre las personas de nacionalidad extranjera, que representan el 16,8% de las personas en paro,  y aumenta entre las personas menores de 25 años.

Dado que el descenso del paro es menor entre las mujeres, sigue aumentando la proporción de mujeres en paro. El 57,7% de las personas paradas registradas en  Lanbide son mujeres. Un punto más que hace un año, y es que en este periodo las mujeres han tenido una peor evolución; los hombres han disminuido un -5,14% su número de parados, pero las mujeres sólo lo han hecho un -1,4%.

En enero había 30.673 personas beneficiarias de prestaciones contributivas por desempleo. Un buen número de ellas se beneficiarán de las mejoras de la prestación por desempleo.

 Contratación y Afiliación a la Seguridad Social

 La contratación sigue disminuyendo por mor de la reforma laboral (-23,12% menos que en 2022), pero la contratación indefinido es un 31,2% mayor que hace un año, cuando ya se había notado los primeros efectos de la reforma. La temporal ha descendió un 33,5%

En la contratación acumulada el 27% de los contratos celebrados en Euskadi han sido indefinidos,  muy por debajo del 44,8% en el conjunto del Estado.

Los datos de afiliación son, en línea con los del conjunto del Estado, positivos. La afiliación media ha aumentado en 3.834 personas respecto al pasado mes. 

Dentro del régimen general, la afiliación ha aumentado en 3.371 personas, todas ellas con alguna modalidad de contratación indefinida. De hecho  hay 3.471 personas más afiliadas con alguna modalidad de contratación indefinida. En relación a febrero del pasado año  las personas afiliadas con modalidades contractuales indefinidas  ha aumentado  en 70369, un 14,2%

Entre las mujeres el crecimiento de la afiliación ha sido menor que entre los hombres (+1.535,6), pero `proporcionalmente el incremento de la afiliación con contrato indefinida es mayor que entre los nombres, casi un 15% más desde el año pasado (+1.629 en el mes y +32.413  anual)

A la vista de los datos, destacamos lo siguiente.

Parece recuperarse el dinamismo del mercado laboral tras las dudas señaladas en el  4º trimestre del pasado año. Así lo demuestra el descenso del paro y una mayor subida de la ocupación en el mes. A su vez, la reforma sigue produciendo resultados con buenos datos en contratación y afiliación en relación a la mejora de la estabilidad de los empleos. 

Sin embargo, en puertas del 8 de marzo, el registro de demandantes de empleo nos recuerda la situación estructural de altos niveles de desempleo (desaceleración en la reducción del paro) y la peor situación de las mujeres también en este aspecto.

Las mujeres muestran una peor evolución mensual y anual en el desempleo y en la ocupación, si bien la reforma está teniendo un buen resultado en la mejora de la estabilidad del empleo que ocupan las mujeres.