euskadiko langile komisioak | 26 mayo 2024.

La justicia reconoce incapacidad permanente por enfermedad profesional a un marmolista afectado por una silicosis simple

  • CCOO reclama al Gobierno Vasco que se ponga en marcha lo antes posible el plan de vigilancia post-ocupacional de la salud para personas expuestas a polvo de sílice, que figura en la Estrategia Vasca 2021-2026 a propuesta del sindicato.

12/05/2022.
Foto CCOO

Foto CCOO

El Juzgado de lo Social Nº2 de Bilbao ha emitido una sentencia por la que se reconoce que el trabajador A.C.N.A. está afectado por una incapacidad permanente total derivada de enfermedad profesional debido a la silicosis que padece. El trabajador ha desempeñado tareas en el sector de marmolería durante 37 años, habiendo estado expuesto al polvo de sílice derivado de operaciones de corte y pulido de piezas de mármol, granito y aglomerados de cuarzo en diversas empresas.

Si bien A.C.N.A. padece una silicosis crónica simple, la sentencia tiene en cuenta la existencia de enfermedades intercurrentes, ya que en el cuadro clínico también están presentes enfisema pulmonar y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. La sentencia considera igualmente que la profesión habitual de marmolista “supone inhalación de polvo de sílice”.

CCOO quiere denunciar la actitud de la propia Seguridad Social y de las mutuas Mutualia, Egarsat y Fremap, entidades todas ellas que finalmente resultan condenadas en la sentencia al pago de la prestación vitalicia al trabajador, por obstaculizar y oponerse en el acto judicial a los derechos del trabajador debido a su enfermedad. En el caso de la Seguridad Social, entidad que ha de hacer frente al mayor porcentaje del pago de esta prestación, incluso denegaron en dos ocasiones la propia incapacidad permanente al trabajador.

CCOO exige igualmente al Gobierno Vasco la puesta en marcha lo antes posible del plan de vigilancia post-ocupacional para las personas expuestas a polvo de sílice en sus puestos de trabajo. Esto ha sido una demanda constante por parte de CCOO, hasta el punto de figurar, en todas las ocasiones a propuesta del sindicato, en varios planes de gestión anuales de Osalan e incluso en la Estrategia Vasca de Seguridad y Salud en el Trabajo para el periodo comprendido entre 2021 y 2026.