euskadiko langile komisioak | 4 marzo 2024.

El consenso social y político de carácter progresista debe servir para blindar la RGI, ampliar su cobertura y evitar su cuestionamiento

  • El sindicato reconoce las mejoras del texto presentado con respecto a otros borradores y anima al ejecutivo a negociar con generosidad con el objetivo de lograr un acuerdo amplio con las fuerzas que han contribuido también, en mayor o menor medida, a la construcción y refuerzo del escudo social a nivel estatal.
  • CCOO de Euskadi señala algunos elementos de mejora de la RGI con la voluntad de ampliar la cobertura de la misma y facilitar los consensos necesarios para su aprobación.

10/05/2022.
Foto: Europa Press

Foto: Europa Press

A falta de la tramitación parlamentaria, el consejo de Gobierno Vasco ha aprobado hoy el anteproyecto de Ley sobre la reforma de la renta de garantía de ingresos. Es un proyecto de ley esperado, tras un largo trámite de reforma que se ha retomado en esta nueva legislatura. 

Ya desde marzo de 2017, CCOO de Euskadi ha expresado la necesidad de que la reforma de la RGI debiera garantizar, al menos, llegar a todas las personas que, necesitándola, no están sabiendo o pudiendo acceder a ella. Para ello creíamos oportuno modificar los requisitos de acceso para ampliar el número de personas que pueden tener derecho a la RGI, así como mejorar las cuantías de la misma. 

Entendemos, además, que existe un margen real de mejora con respecto a las cuantías propuestas. De hecho, la coexistencia del IMV y la RGI debe servir como palanca de ahorro para el sistema vasco, de forma que ese previsible ahorro sea una oportunidad para aumentar la cuantía final que perciba la persona perceptora de la renta. 

Necesidad de consensos

Para CCOO de Euskadi estamos, ante un debate identitario, en tanto en cuanto el sistema de RGI es parte de “nuestro patrimonio político, económico, social y moral”. La RGI y su reforma son demasiado importantes como para caer en la tentación de buscar una aprobación de la misma sin los consensos plurales, transversales y mayoritarios que esperamos como sociedad. 

Teniendo en cuenta el necesario consenso que debe articular una propuesta de estas características, CCOO de Euskadi ha trasladado algunas propuestas de mejora que, bien en su conjunto, o por separado, pueden servir como puntos de encuentro entre las distintas formaciones políticas presentes en el parlamento vasco con voluntad de mejorar el anteproyecto presentado.

Cuantías 

A nuestro juicio es necesario el uso de una herramienta de revalorización que consolide una aproximación a la cifra que marca el umbral de la pobreza en Euskadi. El objetivo debe ser asegurar una cuantía que evite las situaciones de pobreza tal y como ya afirmaba la resolución del Parlamento Europeo de 24 de octubre de 2017 sobre políticas encaminadas a garantizar la renta mínima como instrumento de lucha contra la pobreza. En dicha resolución se realza que los regímenes de renta mínima deben garantizar unos ingresos por encima del umbral de la pobreza. 

Edad mínima de percepción de la RGI y empadronamiento

Con respecto a la edad mínima de percepción de la RGI nuestra apuesta sigue siendo rebajarla a los 18 años de edad. La norma general mantiene la edad mínima en 23 años aunque se excepcional dicho requisito en algunos casos recogidos en el articulado. 

En este sentido, hemos trasladado la propuesta de elaborar un estudio cuyo objetivo debe ser cuantificar el costo real que supondría la rebaja de la edad de percepción de la RGI a los 18 años, teniendo en cuenta que con las actuales excepcionalidades en esa franja y los actuales requisitos, el costo estimado puede ser asumible para lograr el objetivo de universalizar la renta de garantía de ingresos. 

Además, el sindicato propone reducir el período mínimo de empadronamiento de tres años a un año porque entiende que es un periodo que puede garantizar una cobertura a la totalidad de la población necesitada, objetivo que debiera ser compartido por todas y todos.