euskadiko langile komisioak | 4 marzo 2024.

CCOO Irakaskuntza denuncia que el Gobierno vasco rechaza establecer la escuela pública como eje principal del sistema educativo vasco

    10/02/2022.
    Foto Archivo

    Foto Archivo

    CCOO Irakaskuntza considera, con gran decepción, que todo el texto dado a conocer anteayer por la Comisión de Educación parlamentaria “Bases para una educación del siglo XXI” no es sino un gran eufemismo, que intenta disfrazar la pretensión de dejar las cosas más o menos como está, sobre todo en lo que a dos grandes temas se refiere. Por un lado está la cuestión lingüística, sobre la que no se dicen más que generalidades en las que casi todos los agentes educativos difícilmente podríamos mostrar desacuerdos y cuya clave sólo reside en dotar de recursos suficientes donde más falta hacen y no lo que se pretende perpetuar: seguir dotando de recursos abundantes allí donde más garantías de éxito se presuponen. Por otro lado está la evidente voluntad de garantizar la pervivencia y la coexistencia de dos redes educativas diferenciadas, la pública y la privada, que según el planteamiento que se realiza, podría mantener intacta su financiación, incluso verla aumentada, manteniendo la soberanía sobre sus intereses privados de finalidad educativa religiosa y/o sociocultural.

    CCOO Irakaskuntza teme que la pretensión del Gobierno Vasco y el principal partido de la oposición no sea otra que perpetuar un sistema educativo dual, con una red adecuada a la formación de élites económicas y socioculturales, dotada de buenos y abundantes recursos y con una clara garantía de prestigio; y otra red, pública y verdaderamente gratuita, pero en la práctica subsidiaria de la otra red, destinada a ofrecer justo lo mínimo imprescindible para la población que no puede acceder económicamente a una educación privada. 

    CCOO Irakaskuntza considera que este planteamiento, que incluye alguna idea innovadora, pero que, sobre todo, se articula con la premisa fundamental y clarísima de alejarse de conceptos que pudieran resultar polémicos, se aparta intencionadamente del enfoque de establecer la escuela pública como eje principal del sistema educativo vasco, única forma de avanzar en la lucha contra el principal problema de la educación vasca, la segregación escolar, un planteamiento que profundizará en la brecha de clase, y que en absoluto contribuirá a que las generaciones futuras, que serán mayoritariamente urbanas y diversas, conozcan, valoren y adquieran como propias nuestra lengua y nuestra cultura vasca.