euskadiko langile komisioak | 4 marzo 2024.

CCOO de Euskadi condiciona una Estrategia Vasca de empleo que pasa por la igualdad de oportunidades, la calidad del empleo y la justicia social

    El trabajo de CCOO en la mesa de Diálogo Social ha logrado condicionar a favor de las y los trabajadoras la estrategia de empleo del gobierno para los próximos diez años, a pesar de la oposición frontal de Confebask. La igualdad de oportunidades, la calidad del empleo y la justicia social pasan a ser sus objetivos clave.

    13/04/2021.
    Foto de archivo de Diálogo Social

    Foto de archivo de Diálogo Social

    CCOO de Euskadi quiere poner en valor la Estrategia Vasca de Empleo  presentada hoy porque recoge muchas de las propuestas del sindicato. El diagnóstico del que se parte consigue desmentir el supuesto “oasis vasco laboral”, con una caracterización ajustada a una realidad que nos habla de precariedad, desigualdades e identifica riesgos como los llamados empleos atípicos, el fraude laboral o la deslocalización de los procesos productivos. Además del diagnóstico, el documento recoge muchas de nuestras reivindicaciones entre sus objetivos y líneas estratégicas. 

    En este sentido nos felicitamos por la inclusión de objetivos como la reducción de la temporalidad, la apuesta por la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo de calidad, la corresponsabilidad y conciliación de la vida personal, familiar y laboral, la defensa de la salud laboral y la reducción de la siniestralidad laboral mediante un enfoque preventivo y la lucha contra la precariedad laboral incidiendo en el refuerzo de la labor de la inspección de trabajo. Con este conjunto de propuestas conseguimos colocar a las personas en el centro de todas las políticas de empleo del Gobierno como sujeto de derechos, así, las políticas activas se convierten en derecho subjetivo.  

    Confebask alejada de la ciudadanía

    Confebask ha vuelto a desaprovechar la oportunidad de mostrar un mínimo de utilidad y responsabilidad para la sociedad vasca. El proceso de negociación en la mesa de diálogo social ha venido a confirmar que estamos ante una patronal cada vez más alejada de las necesidades de la ciudadanía. Su triple aspiración ha sido que la estrategia vasca no recogiera mención alguna a la calidad del empleo, a la igualdad de oportunidades y a la consideración de derecho subjetivo de las políticas activas de empleo. Han demostrado compartir marco mental e ideológico con las posiciones más rancias de la derecha, a la vez que adoptan la estrategia, compartida por algunas organizaciones sindicales en Euskadi, del “cuanto peor, mejor”. 

    Instamos a Confebask a que abra un proceso de reflexión serio en el que valore, con el mínimo de madurez exigible a una organización medianamente responsable, su inexistente aporte a la búsqueda de consensos para tratar de salir de forma justa para todas y todos, de la situación de crisis económica generada por la pandemia.

    Así mismo, reclamamos al Gobierno Vasco una lectura crítica de lo sucedido. Los vetos no deben evitar la capacidad legislativa del gobierno, pero los acuerdos deben ser únicamente fruto del trabajo con las organizaciones que estamos aportando a las mesas de trabajo del diálogo social. El veto es una excepción en el diálogo social que puede ser utilizado, tanto por la parte patronal como por la sindical, y por lo tanto no compartimos que, en este caso, se premie o se suavice dicho veto con la incorporación de parte de los aportes (sin ningún valor añadido) de una organización con nula voluntad de acordar. 

    El Gobierno vasco no puede colocar al mismo nivel a organizaciones que hemos participado de forma activa y constructiva en la elaboración de la estrategia vasca de empleo en el marco del diálogo social frente a Confebask y su ninguneo a este espacio de trabajo y diálogo.