euskadiko langile komisioak | 26 mayo 2024.

La insuficiente mejora de los datos de empleo deja “deberes” al nuevo gobierno vasco

    Desciende el paro, pero hay más personas en paro que hace un año. Aumenta el número de afiliadas con contratación indefinida aunque con alta tasa de parcialidad, especialmente entre las mujeres.

    06/05/2024.
    Foto: Europa press

    Foto: Europa press

    El ministerio de trabajo ha informado de que el paro ha disminuido el pasado mes de abril en el conjunto del Estado -60.503 personas y se sitúa en 2.666.500 personas.

    En Euskadi, el número de personas desempleadas registradas en las oficinas de LANBIDE disminuye en 1.918 personas, un decrecimiento del 1,72%, para situarse en 109.553 personas desempleadas.

    El comportamiento de este abril es el habitual en un mes como este, sin tener en cuenta abriles afectados por circunstancias coyunturales. En todo caso, el descenso es inferior a la media del Estado (-2.22%) siendo la única comunidad (junto a Melilla) que tiene más personas en paro que hace un año (+1.552, +1,44%)

    Estas cifras abundan en la desaceleración en el ritmo de reducción del paro que se venía observando que nos sitúa ante unos niveles de desempleo todavía estructuralmente altos, a pesar de que se sigue aumentando la ocupación.

    Tenemos 69.036 personas más en paro respecto al mejor abril en datos de la serie histórica (2007), aunque -31.607 menos que en peor abril (2013).

    El paro desciendo en todos los sectores y en el colectivo de “sin empleo anterior”, si bien es en el sector servicios donde se centra el mayor número, siendo el descenso más escaso en el sector de la construcción.

    Además, habiendo descendido más entre las mujeres, representan el 56,2% de las personas en paro. Este es otro de los problemas estructurales no resueltos.

    Entre las personas extranjeras el paro ha descendido también (-134) representando el 18,5% de las personas en paro. En relación al pasado año, se observa un incremento del número de personas extranjeras en paro del 10,26%.

    ContrataciónyAfiliación

    La contratación apenas varia respecto a marzo (-132) pero ha aumentado en relación al pasado año un 7,2%. Parece que el efecto de la reforma vuelve a marcar signos de agotamiento.

    En relación al mes anterior la contratación indefinida (-99) cae más que la temporal (-33). En el conjunto del Estado, donde crece la contratación, la contratación temporal ha crecido más que la indefinida.

    En relación al pasado año, la contratación indefinida ha aumentado en +424 contratos, apenas un 3,23%, mientras la temporal lo hace en +3.288 un +8,54%.

    En la contratación acumulada el 24,95% de los contratos celebrados en Euskadi han sido indefinidos, muy por debajo del 44,44% en el conjunto del Estado.

    Son cifras inferiores a las del pasado mes (25,1% y 44,54% respectivamente), pero sobre todo, inferiores a las del pasado año (26,82% en Euskadi y 44,6% en el Estado).

    Los datos de afiliación son, en línea con los del conjunto del Estado positivos. La afiliación media ha aumentado en 1.588 personas respecto al pasado mes y 16.473 respecto al pasado año. Una evolución peor que en el 2023 pero que continua superando records.

    Dentro del régimen general la afiliación ha aumentado en 1.420 personas, todas ellas con alguna modalidad de contratación indefinida. De hecho hay 1.850 personas más afiliadas con alguna modalidad de contratación indefinida (+0.3%). En relación a abril del pasado año las personas afiliadas con modalidades contractuales indefinidas ha aumentado en 20.290, un 3,53%. La afiliación temporal desciende en el mes (y en el año) por ello la afiliación indefinida supone el 73,18% de las personas afiliadas en el régimen general, casi un punto más que hace un año.

    A la vista de los datos podemos afirmar que el mercado de trabajo mantiene la creación de empleo, pero con menos dinamismo. Baja el paro, aunque no con la intensidad deseada (hay más personas en paro que hace un año y la proporción de mujeres es mayor). Además se observa que el número de personas extranjeras en paro también está creciendo.

    Por otro lado se aprecia un retroceso en la proporción de contratación indefinida y un aumento de la contratación temporal.

    Los datos de afiliación muestran que la proporción de personas con contrato indefinido ha seguido creciendo aunque muy moderadamente, si bien con una alta proporción de parcialidad especialmente entre las mujeres.

    En definitiva signos de alerta que nos impelan a alejarnos de visiones complacistas y nos sitúan ante el reto de colocar el empleo como la primera prioridad del nuevo gobierno. Debemos implementar los esfuerzos necesarios para reducir de forma significativa el desempleo y dotarnos de nuevas medidas que vuelvan a impulsar la calidad del empleo que se genera.