euskadiko langile komisioak | 12 abril 2024.

Osalan aprueba en su plan de gestión para el año 2024 el estudio del subregistro de enfermedades profesionales a propuesta de CCOO

  • La acción incluida contempla la apertura de una línea subvencional para quien opte a la realización del citado estudio.

23/02/2024.
Foto de archivo

Foto de archivo

Tras la reunión del consejo general de Osalan mantenida a la largo de la mañana de hoy se ha incluido en el plan de gestión de este organismo para el año 2024 el inicio del abordaje del estudio del subregistro de la enfermedad profesional en Euskadi, epígrafe que se ha incluido a propuesta de CCOO. Es el tercer año consecutivo que el sindicato planteaba esta propuesta, que los dos años anteriores había sido rechazada.

La reiterada propuesta de CCOO obedece al compromiso asumido por el Gobierno Vasco en la Estrategia Vasca de Seguridad y Salud en el Trabajo para el periodo 2021-2026, documento que marca el compromiso político del propio Gobierno Vasco para la mejora de las condiciones laborales y la lucha contra los daños a la salud derivados del trabajo. En este documento, trabajado en la mesa de diálogo social y aprobado por la misma, el Gobierno Vasco se comprometió al estudio de las posibles enfermedades profesionales no declaradas a través del análisis de las que permanezcan ocultas como contingencias comunes. El estudio incluiría la perspectiva de género y habría de llegar a conclusiones cuantitativas sobre el porcentaje que no se declara, identificando sectores, actividades, tipo de empresas y causas de la no declaración.

Concretamente, en el plan de gestión para el presente 2024 se ha incluido entre las líneas subvencionales de Osalan una para que se opte a la realización del citado estudio a través de un proyecto de investigación. CCOO hará un seguimiento específico de esta acción.

CCOO, que había mostrado en reiteradas ocasiones su preocupación en relación al hecho de que el periodo de vigencia de la estrategia avanzase sin que se iniciase esta acción, considera fundamental conocer qué daños profesionales no se declaran como tales y por qué. El sindicato ha llamado la atención en múltiples ocasiones sobre la necesidad de que si los daños derivan del trabajo se contemplen como contingencia profesional, lo que permite tener una foto real de cómo y en qué medida las condiciones de trabajo dañan la salud, incentivando la prevención de riesgos laborales y focalizando dónde están los problemas. La declaración de enfermedad profesional también es necesaria para que los tratamientos médicos sean costeados por las mutuas y no por Osakidetza y para que las personas afectadas perciban la prestación económica adecuada, teniéndose en cuenta que la de contingencia profesional es mayor que la de contingencia común.