euskadiko langile komisioak | 12 abril 2024.

CCOO alerta del incremento del subregistro de los daños profesionales de tipo músculo-esquelético durante los últimos años

  • En 2023 las enfermedades musculo-esqueléticas ocultadas inicialmente y reconocidas como profesionales, gracias a CCOO, representaron el 60% del total de los casos destapados por el sindicato en Euskadi.
  • Para el presente año CCOO de Euskadi vaticina que 2024 será igualmente un año de conflictividad judicial frente a mutuas, Seguridad Social y empresas para que no se oculten este tipo de enfermedades.

09/01/2024.
Foto: Europa Press

Foto: Europa Press

CCOO quiere denunciar y alertar, como ya lleva haciendo tiempo, del subregistro de enfermedades profesionales y otros daños derivados de las condiciones laborales que quedan ocultos como enfermedades comunes, con el grave perjuicio que esto conlleva para las personas trabajadoras afectadas. El sindicato quiere llamar la atención sobre el significativo incremento que ha detectado en relación al subregistro de los daños derivados del trabajo que tienen que ver con la exposición a riesgos ergonómicos o músculo-esqueléticos, ya sean movimientos repetitivos, posturas forzadas o manipulación manual de cargas.

En el marco del Observatorio Vasco para la Cultura Preventiva en la PYME, creado por la mesa de diálogo social de la CAPV, CCOO ha venido trabajando sobre el problema del subregistro de las patologías de origen profesional, así como sobre las incapacidades profesionales y procesos de baja médica que son trasvasados de enfermedad común a contingencia profesional. Según datos propios elaborados por el sindicato, en 2021 de todos los casos que CCOO consiguió que se reconociesen como contingencia profesional las enfermedades músculo-esqueléticas representaron un 42%, mientras que en 2022 superaron el 50% y en el 2023 se produjo un nuevo incremento hasta el 60%.

CCOO quiere recordar igualmente que el de los riesgos músculo-esqueléticos en el trabajo no es un problema menor, y que incluso desde el propio Gobierno Vasco se ha mostrado preocupación sobre el tema. 

En comparecencia pública en octubre del 2022 la viceconsejera de Trabajo y Seguridad Social Elena Pérez Barredo y la directora de Osalan Lourdes Íscar ya trasladaron que a lo largo del año anterior, por el 2021, se habían notificado en la CAPV 2.395 procesos de baja derivados de enfermedad profesional. De aquel total de procesos, tres de cada cuatro fueron derivados de trastornos músculo-esqueléticos. Incidieron igualmente en la necesidad de prevenir este tipo de trastornos mediante la adecuación del diseño del puesto y la adaptación de la organización del trabajo al tipo de tareas que deba hacerse.

El responsable de salud laboral de CCOO de Euskadi, Alfonso Ríos, ha indicado que venimos de años de gran conflictividad judicial para sacar a la luz enfermedades de origen profesional ocultas como enfermedades comunes, y que esa conflictividad judicial no parece que vaya a disminuir en 2024. Ríos ha hecho público igualmente que a finales del pasado 2023 CCOO consiguió a través de sentencia judicial el reconocimiento como enfermedad profesional de un caso de síndrome del túnel carpiano de una auxiliar de enfermería de geriatría de Servicios Sociales Aita Menni SL. Pese a la evidencia existente sobre la importante exposición a riesgos músculo-esqueléticos en ese puesto de trabajo, exposición relacionada con la movilización de personas usuarias dependientes, la Seguridad Social optó por considerar que era una enfermedad común, consideración que la justicia no da por adecuada.

CCOO ya ha denunciado en muchas ocasiones el papel que ejercen las mutuas en el ocultamiento de las enfermedades profesionales, pero da por constatado igualmente el nefasto papel de la Seguridad Social en muchos casos. Por ello el sindicato anima a las personas trabajadoras a no dar por buenas las conclusiones ni de mutuas ni de INSS, acudiendo tras ello a los locales del propio sindicato para que se puedan tramitar las reclamaciones y demandas oportunas.