euskadiko langile komisioak | 17 junio 2024.

La consolidación de la recuperación del empleo lograda por la reforma pasa por garantizar el poder adquisitivo de los salarios

  • La contratación indefinida pasa a representar el 24,52% frente al 9,35 en 2021.
  • Importante incremento de la afiliación, especialmente en el régimen general. Las personas afiliadas con contratos indefinidos crecen un 14,6%, mientras que las personas con contrato temporal descienden un -27,8%.

03/01/2023.
Foto: Europa Press

Foto: Europa Press

Los datos del Sistema de Información de los Servicios Públicos de Empleo para Euskadi facilitados por Lanbide en el mes de diciembre de 2022 siguen siendo positivos. 

El año finaliza con 110.798 personas en paro y, aunque el número de las personas registradas como paradas haya aumentado ligeramente (+0,08% frente a un descenso en el conjunto del Estado del -1,5%) en la comparativa interanual ha descendido en -4.860, un 4%, mientras que en el estado el descenso ha sido de -8,6.  

Además, el número de  demandantes de empleo (278.339 personas) ha descendió en -6.496 en el mes y -47.975 en el computo anual. A pesar de la evolución positiva, estas cifras siguen representando una situación muy mejorable. 

Aunque en el mes de diciembre el paro aumenta entre los hombres (+734) y disminuye entre las mujeres (-646), el descenso del paro interanual ha vuelto a ser superior entre los hombres              (-3.386). Entre las mujeres desciende en -661, que representan el 56,8% de las personas en paro.

Contratación

La contratación cae respecto a noviembre y respecto al mismo periodo del pasado año. En todo caso la comparativa anual muestra para diciembre un mejor comportamiento de la contratación indefinida (+81,5%) en relación a la temporal (-32,8%). 

En la contratación acumulada los contratos indefinidos han pasado a representar el 24,52% frente al 9,35 en 2021.

Se han realizado 199.995 contratos indefinidos frente a los 80.545 en 2021, un 148,3% más.  

Afiliación a la Seguridad Social

La afiliación a la seguridad social se ha ralentizado aunque sigue siendo positiva. El aumento en 822 nuevos afiliados ha supuesto finalizar con 994.077, un record histórico que supone un incremento anual  de la afiliación  en 14.055 personas, un 1,43%. 

 Aumenta muy ligeramente más entre las mujeres (+7.098) que entre los hombres (+6.956). 

Mientras el régimen general aumenta en 14.866 personas de media, el régimen de autónomo sigue descendiendo ligeramente.

En el régimen general las personas afiliadas con contrato indefinido han aumentado en 71.809 personas (un 14,6%), mientras que las personas con contrato temporal han descendido en -56.385, un -27,8%. 

Las personas afiliadas en el régimen general con contrato indefinido pasan  a representar el 71,1% frente al 63,2 en 2021.

Estos datos, corroboran que, tras la fuerte recuperación del empleo en 2021 a costa de la pérdida de calidad del empleo, la recuperación en 2022, a pesar de la crisis provocada por la guerra, se ha mantenido pero se está haciendo de una forma distinta gracias a la reforma laboral.

La reforma pactada, al contrario que las reformas impuestas anteriores, ha demostrado que se puede generar empleo apostando por la contratación indefinida y aumentando los derechos laborales. Además también certifica que la flexilibidad pactada y la seguridad en el empleo son compatibles. Los datos así lo avalan y, aunque queda recorrido para mejorarlo, ahora disponemos de una herramienta mejor para poder hacerlo, tarea que nos debe ocupar en 2023.

Por otra parte, la recuperación de la ultraactividad ha permitido negociar de forma diferente y  mejorar el contenido de los convenios colectivos y, con ello, mejorar las condiciones salariales de muchas personas trabajadoras, sin embargo, los recientes datos del IPC avalan el análisis que el sindicato venía anunciado (los beneficios y los excedentes empresariales son la principal causa del incremento de la inflación subyacente), lo que lleva a que  los salarios siguen perdiendo poder adquisitivo y por ello queremos impulsar unas mejoras ambiciosas de los salarios en la negociación colectiva y un incremento vigoroso del SMI.