euskadiko langile komisioak | 4 marzo 2024.

Presentación del informe, "Para la igualdad, tenemos un Plan"

"El compromiso de CCOO de Euskadi con los planes de igualdad es total"

  • El sindicato estará "encima" de Inspección Trabajo para denunciar incumplimientos en planes de igualdad en empresas. La aprobación de los planes debe pasar por la negociación colectiva y no verse como un "mero trámite".

07/03/2022.
Cartel 8M

Cartel 8M

CCOO Euskadi ha anunciado que va a estar "encima" de la Inspección de Trabajo para vigilar el cumplimiento de la obligación que entra mañana en vigor para implementar planes de igualdad en las empresas de más de 50 personas trabajadores. En el caso de que pongan dificultades para hacer auditorías salariales o se tomen estos planes como un "mero trámite", el sindicato ha anunciado que interpondrá incluso denuncias ante la Inspección laboral.

Así lo ha manifestado este lunes su secretaria general, Loli García, quien ha comparecido en la sede del sindicato en Bilbao junto a la responsable de la secretaría de Mujeres, Estibaliz Montero, para dar a conocer las conclusiones del informe "Mujer y Mercado de Trabajo 2021" en Euskadi, elaborado por el sindicato.

A juicio de la secretaria general de CCOO de Euskadi, el sindicato ha puesto el foco en la implementación de estos planes de igualdad porque, desde su perspectiva, son "la mejor herramienta para llevar el feminismo a los centros de trabajo, eliminar las discriminaciones y barreras laborales para las mujeres e implantar medidas de acción positivas que corrijan las brechas de género de cara a avanzar hacia una igualdad real y efectiva".

Loli García ha remarcado que desde el sindicato "no van a permitir" que esto se aborde como un "mero trámite" como quieren hacer "algunas empresas", ya que, desde su perspectiva, los planes de igualdad son un aspecto "fundamental a incluir en la negociación colectiva", para cuyo desarrollo, las empresas deben aportar una información salarial "muy detallada" de cara a auditar esos datos, que es donde, tal y como ha desvelado están encontrando "las mayores dificultades", ha criticado.

En esta línea, ha insistido en la importancia de las auditorías salariales porque es donde se reflejan las diferencias y donde "más están entorpeciendo de manera muy clara" esa labor de facilitar la información a la representación legal de las plantillas como paso previo para abordar "seriamente dónde están las brechas de género en una empresa determinada y así poder plantear medidas concretas".

Por ello, Loli García ha reiterado que a partir de mañana, que entra en vigor la tercera fase prevista en el Real Decreto-ley 6/2019 que atañe a las empresas de más de 50 trabajadores, CCOO va a "ir de la mano de la Inspección en aquellas empresas donde tengamos dificultades para conseguir esos datos, con denuncias incluidas porque es su obligación" ha anunciado.

FALTA DE VOLUNTAD

Igualmente ha querido "dejar claro" que esto no va de "contratar a una consultora y que ella te elabore un plan: se tiene que hacer dentro de la empresa y de su negociación colectiva con los representantes de los trabajadores. Y donde no la haya, tienen la obligación de dirigirse a los sindicatos mayoritarios en ese sector para ello".

Por su parte, Estibaliz Montero ha afirmado que la falta de implantación de planes en muchas empresas es una cuestión de "voluntades" en la mayoría de las empresas lo que transmiten las empresas son excusas y lo que tiene que haber es voluntad para avanzar en este cambio de cultura.

Uno de los elementos clave para acordar plan de igualdad son los diagnósticos y hay dificultad para que las empresas hagan llegar los datos reales sobre salarios para elaborar auditorías salariales de los centros de trabajo. Con voluntad se llega a acuerdos siempre y cuando sea en el marco de la negociación colectiva y avanzar en una igualdad real, no simplemente para cumplir con un requerimiento legal con un papel de corta y pega.

Según datos facilitados por el Departamento de Trabajo, en Euskadi son 1.074 empresas de entre 50 y 99 personas trabajadoras las que tendrán esta obligación a partir de este 8 de marzo. Si se añaden las de mayor tamaño, en total son 1.998 las empresas a las que se exigirá contar con ese plan.

Suponen un 1,31% del total de las existentes en Euskadi, pero afectan a 462.822 personas trabajadoras, el 50,89%, según los datos de Eustat a 1 de enero de 2021. Sin embargo, a fecha de este lunes, en el Departamento constan registrados 289 planes y 28 en tramitación.

INFORME

En cuanto al informe "Mujer y Mercado de Trabajo 2021" en Euskadi, y tal y como ha explicado Loli García, la conclusión "más preocupante" recogida en dicho informe es que sigue existiendo en Euskadi "una importante brecha de genero en el mercado de trabajo que está adquiriendo carácter insostenible en este pais".

El informe describe, un año más, un mercado de trabajo "discriminatorio hacia las mujeres donde la precariedad sigue siendo palpable y donde las brechas de género se mantienen como una problemática "estructural" han denunciado en sus respectivas intervenciones tanto García como Montero.

Según dicho estudio, seis de cada diez vascos que cobrarán el SMI en 2022 son mujeres; uno de cada dos mujeres empleadas en la Administración Pública tienen contratos temporales, así como el 21,3% de las trabajadoras del sector privado.

Según sus estimaciones, el salario de las trabajadoras vascas debe subir un 24,16% para equilibrarse con el de los hombres y tres de cada cuatro empleos a tiempo parcial (76,7%) corresponden a contratos a trabajadoras.

En este punto, Loli García ha puesto el acento en la constatación de "la feminización de la contratación a tiempo parcial" porque, además, en la mayoría de estos contratos, "las mujeres afirman que es una jornada no deseada ni elegida por ellas porque era su única opción y ese es un dato muy relevante a destacar".

En cuanto a la brecha salarial, "queda un largo camino por recorrer aunque se dan pasos", por ejemplo, "en la masculinización de los complementos salariales, que se aplican fundamentalmente a hombres".

Por último, el informe ahonda en el "desigual reparto de los cuidados y las tareas familiares y del hogar", pese a que, durante la pandemia, "han sido las trabajadoras han sostenido la sociedad en los momentos más duros de esta crisis". Por ello, "hay que pasar de aplaudir en los balcones al reconocimiento real, para darle el valor que realmente tienen estos trabajos".

Finalmente, ambas dirigentes han insistido en la importancia del papel que debe jugar la negociación colectiva para superar todas estas diferencias. "Hay que cerrar acuerdos de una vez por todas para dar cobertura a los sectores más feminizados, porque algunos llevan muchos años sin renovar su convenio colectivo" ha alertado García.