Los datos sitúan al empleo como el principal reto del nuevo Gobierno y de los presupuestos vascos

  • Aumenta el número de demandantes de empleo a pesar del descenso del paro.
  • La afiliación desciende preocupantemente entre las mujeres.
  • El empleo debe ser el eje central de las políticas públicas, con presupuestos públicos expansivos.

El número de personas en paro disminuye en 1.088, pero se ha incrementado el colectivo que reúne a los estudiantes, los demandantes que han rechazado acciones de inserción laboral, los demandantes de empleo coyuntural (menos de tres meses), los demandantes de empleo de jornada reducida (inferior a 20 horas) y los TEAS-Trabajadores Eventuales Agrarios Subsidiados (2.349). Esto es lo que explica que la gran caída del paro registrado se haya producido entre los menores de 25 años (-913).

04/08/2020.
Foto: Irekia

Foto: Irekia

Por otro lado los datos facilitados por Lanbide correspondientes al mes de julio también muestran un aumento en el número de personas demandantes de empleo en nuestra comunidad (+12.602), la gran mayoría son personas demandantes ocupadas (+11.453) y el resto son no ocupadas (1.261).

Estos datos no hacen sino acentuar la preocupante situación que nos mostraron recientemente la EPA como la PARA, informando de un aumento del paro y un importante descenso de la ocupación en el segundo trimestre del año. Datos que se producen en una coyuntura económica con preocupantes anuncios por parte de la industria vasca y una gran incertidumbre.
El número total de personas en paro es de 143.360 mientras que las que demandan empleo (o quieren recuperarlo) se sitúa en 474.662 personas. En el último año el paro ha aumentado un 26,8% con 30.276 personas más registradas.
El descenso del paro se produce principalmente en el sector servicios (-1.076), entre los hombres (-697) y, como se ha señalado, entre los menores de 25 años.
El número de contratos realizados en el mes (63.550) ha aumentado un 25,5% en relación al mes pasado si bien se parecía un claro retroceso en lacomparación interanual (-31,4%). La contratación indefinida apenas representa el 8,97%.

Afiliación Seguridad Social

La afiliación media a la seguridad social en el mes (942.530,69) ha registrado un ligero descenso (-362,85), fundamentalmente en el régimen general pero es de destacar el crecimiento de la afiliación entre los hombres (+3.283,5) frente a un descenso entre las mujeres (-3.646,8)

La afiliación ha aumentado en algunos sectores entre los que destacan las actividades sanitarias y de servicios sociales (3.050) , actividades administrativas y servicios auxiliares (1.239), aunque también comercio (1.454) y construcción (630), sin embargo se ha producido una fuerte caída en los sectores de Educación (-3.525) y Hostelería (-3.247).
En definitiva, los datos de coyuntura vuelven a mostrar signos de preocupación en la línea de las encuestas publicadas recientemente; el descenso del paro no oculta el fuerte aumento en el número de demandantes y la caída de afiliación entre las mujeres.

Las medidas acordadas han sido fundamentales pero a partir de ahora serán necesarias nuevas medidas que se deben acordar con los agentes sociales para hacer frente al riesgo de despidos masivos entre las que deberá estar la vigilancia estricta de los ERTES activos y los intentos de aprovechar esta grave coyuntura por parte de algunas empresas.
Frente a esta realidad insistimos en que la prioridad deben ser siempre las personas, su salud en el trabajo y la protección social en su ausencia. El dialogo social, la negociación colectiva, así como una apuesta profunda por los servicios públicos, siguen siendo las herramientas para la salida de esta crisis con las mejores garantías.
Desde CCOO reclamamos al nuevo gobierno que surja del recién formado Parlamento el fortalecimiento de la mesa de diálogo social en cuyo seno se debe abordar la elaboración de una ley vasca de empleo y una nueva estrategia vasca de empleo consensuada con los agentes sociales que haga frente a la nueva realidad que marcará los próximos años el mercado de trabajo.
En esta coyuntura CCOO aboga por unos presupuestos públicos expansivos que puedan dotar de mayores partidas a la protección social, a las políticas activas de empleo y a la inspección de trabajo para la vigilancia de las de las medidas acordadas que impidan la destrucción de empleo así como las condiciones laborales del empleo que se pueda generar. Por último es necesaria una revisión del Plan Estratégico de Lanbide que mejore su gobernanza y funcionamiento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.