El precario mercado laboral vasco tiene rostro de mujer

  • Somos el territorio con pero evolución trimestral y de los que peor evolucionan en el último año.
  • El liderazgo de Euskadi en términos de precariedad desenmascara las políticas de empleo de Gobierno Vasco.
  • CCOO exige la implicación del Gobierno Vasco con el empleo en los presupuestos y en el diálogo social y reclama reforzar los recursos propios de Lanbide, reforzar la RGI y la implementación de programas específicos que pongan freno a la precariedad laboral.

Los datos de la Epa para Euskadi en el 3º trimestre son ciertamente preocupantes. La Comunidad Autónoma Vasca ha sido el territorio con peor evolución trimestral y uno de los peores en la evolución anual. Además de mostrar la estacionalidad propia del verano en Euskadi, distinta de la del Estado, señala una falta de dinamismo clara de la economía que abunda en uno de los principales problemas del mercado vasco: su escasa y cada vez menor dimensión, a la vez que este trimestre ha sido incapacidad de absorber la oferta de empleo y sigue retratando una inaceptable situación de precarización laboral.

24/10/2019.
Foto: Europa Press

Foto: Europa Press

Los datos del INE muestran que en el País Vasco se ha producido, a diferencia del conjunto del Estado, una nueva preocupante caída de la población activa (-9.600). Esta caída ha sido provocada por el importante descenso de la población ocupada (-15.100). El número de las personas paradas aumenta en 5.600, menos que la pérdida de empleo, pero indica una incapacidad de absorber la oferta de empleo en un mercado cada vez más reducido, siendo, además, una de las Comunidades donde más aumenta el desempleo.

La evolución interanual muestra que nuestra comunidad es una de las que menos crecimiento de empleo experimenta y menor reducción de desempleo se produce, si bien nuestra tasa de empleo sigue siendo una de las más bajas (9,26%), por debajo de la media del Estado (13,92%).

La ocupación disminuye especialmente entre las mujeres (-13.300) aunque también lo hace entre los hombres (-1.800). El paro, sin embargo, disminuye entre los hombres (-7.800) pero aumenta entre las mujeres (+13.400). En el último año el desempleo entre los hombres ha descendido en 8.200 personas pero entre las mujeres el paro ha aumentado en 7.200.

La tasa de actividad de del País vasco se sitúa en el 55,8% frente al 58,7% en el conjunto del Estado, mientras que la tasa de ocupación es prácticamente la misma (50,6% frente a 50,5%). La diferencia la encontramos en las tasas de paro.

La ocupación ha caído principalmente en el sector servicios (-19.400) especialmente entre las mujeres (-13.300). El sector industrial habría aumentado en 5.400 personas, pero no entre las mujeres entre las cuales también había disminuido (-1.300). En el último año, a pesar de aumentar el empleo en la industria, se han perdido 7.800 puestos entre las mujeres aumentando la segregación ocupacional.

A diferencia del pasado año, la pérdida de ocupación se produce en el empleo de duración determinada (-18.600) pero aumenta ligeramente el empleo de duración indefinida (+5.300) lo que ha hecho que disminuya la tasa de temporalidad (más ente los hombres (-2,2) que entre las mujeres). No obstante, esta se mantiene en cifras injustificables del 23,1% que alcanza el 25,1% entre las mujeres.

También este trimestre desciende el número de personas ocupadas a jornada parcial (-20.400) no obstante en el último año el empleo a tiempo parcial ha aumentado, especialmente entre las mujeres.

Estos datos cuando menos nos deben situar en estado de alerta sobre el futuro y muy especialmente sobre la debilidad del mercado laboral vasco, la protección social y el tipo de empleos que se puedan estar creando. Muestran igualmente la situación de desventaja de las mujeres y su mayor vulnerabilidad en las situaciones de evoluciones negativas del mercado laboral

Frente a esta realidad CCOO vuelve a exigir al Gobierno Vasco que abandone el discurso de falso optimismo en el que se ha instalado y que revise de forma realista el diagnostico de mercado laboral sobre el que establece sus políticas de empleo. El Gobierno Vasco de debe comprometer de manera activa en la puesta por la creación de empleo de calidad con un presupuesto que priorice las partidas para el empleo y la protección social y con un mayor compromiso con el diálogo social abierto con los agentes sociales.

Igualmente debe corregir el funcionamiento de Lanbide que está derivando en esta legislatura hacia una profundización en la lógica de externalización de servicios de Lanbide, la Ausencia de medidas para paliar la precariedad laboral, y el recorte de gasto en la RGI.

CCOO propone, en este sentido, reforzar los recursos propios de Lanbide, reforzar la RGI en derechos, ampliando coberturas a más personas y mejorando las prestaciones, también la implementación de programas que pongan freno a la precariedad laboral y hagan un seguimiento exhaustivo de la contratación para evitar el fraude que se produce.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.