El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco condena a Panificadora Alavesa SL a indemnizar con 100.000€ a un trabajador por “minar la buena relación laboral”

  • CCOO exige a las empresas un trato ético hacia sus plantillas y la aplicación de medidas para prevenir los riesgos psicosociales.

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha emitido una sentencia por la que se condena a la empresa Panificadora Alavesa SL a pagar al trabajador E.M.R. un indemnización de 99.994,94 euros en concepto de indemnización por la extinción de la relación laboral, extinción que la sentencia justifica en que la empresa “ha seguido una conducta claramente desfavorable a los intereses del trabajador, destinada a minar la buena relación laboral”. E.M.R. llevaba trabajando en la empresa desde 1.987.

12/09/2019.
Foto Europa Press

Foto Europa Press

La sentencia establece que la conducta de la empresa supone un incumplimiento grave de sus deberes frente el trabajador, que se ha visto obligado a entablar varios procedimientos judiciales frente a la empresa por causas relacionadas con modificación sustancial de condiciones de trabajo, vacaciones, sanciones o reclamaciones de cantidades económicas. Todo ello es muestra de la obstinación de la empresa contra este trabajador, no reconociendo pacíficamente sus derechos hasta que no llegaban a la esfera judicial.

La empresa llegó a reunir a la plantilla para dar lectura en voz alta a una carta en la que se achacaba a E.M.R. una disminución intencionada de su rendimiento de trabajo, culpándole de deficiencias en la calidad y errores en la producción. La carta también le culpaba de dar muchos “paseíllos”. La tensión generada por todo esto hizo que E.M.R. abandonase la reunión y procediese a llamar a la Ertzaintza.

El responsable de salud laboral de CCOO, Alfonso Ríos, hace un llamamiento a todas las empresas que tengan por costumbre llevar a cabo este tipo de prácticas, haciéndoles saber que éstas serán puestas en conocimiento de la opinión pública, como en el presente caso, debido a que hablamos de prácticas que a juicio del sindicato son un verdadero abuso, carecen de ética y son completamente injustificables. CCOO exige a las empresas un trato ético hacia las personas que trabajan en ellas y que se apliquen medidas para la prevención de los riesgos psicosociales, medidas mediante las cuales puedan dejar de darse este tipo de situaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.