Finaliza la VIII de Galeuscat con la declaración conjunta

    21/06/2019.
    Compañeros y compañeras de Galicia, Catalunya y Euskadi

    Compañeros y compañeras de Galicia, Catalunya y Euskadi

    Declaración íntegra aprobada el 21 de junio de 2019:

    La Comissió Obrera Nacional de Catalunya, el Sindicato Nacional de Comisións Obreiras de Galicia y la Confederación Sindical de CCOO de Euskadi, hemos mantenido un encuentro en Bilbao los días 20 y 21 de Junio en el marco de una relación que mantenemos desde el año 1992, fecha en la que se constituyó el Galeuscat de CCOO.

    Las tres organizaciones estamos comprometidas en la dinamización de este espacio sindical, que tiene como objetivo compartir prácticas y experiencias sindicales en realidades nacionales, laborales y sociales diferentes, pero con importantes elementos comunes para la estrategia sindical. Es un compromiso que hacemos desde la convicción por un trabajo compartido con la CS de CCOO, para enriquecer el debate y nuestra intervención sindical.

    Ponemos en valor el compromiso de las tres organizaciones que formamos el Galeuscat con un estado plurinacional, con un modelo descentralizado en las estructuras de sus administraciones, así como en sus competencias y denunciamos la deriva re centralizadora que las políticas desarrolladas por la derecha en los últimos años y con las que claramente ha concurrido a los últimos procesos electorales, ponen en riesgo un modelo de descentralización territorial que beneficia claramente los intereses del desarrollo social de los diferentes pueblos de España.

    En este sentido, entendemos que es necesario buscar los canales del diálogo político para desjudicializar los conflictos territoriales que condicionan la política en todo el estado y encontrar soluciones políticas con amplios consensos, tal y como la dirección de la CS CCOO viene manifestando reiteradamente. Se abre una nueva etapa política que debe encontrar soluciones inclusivas que desbloqueen la parálisis de las instituciones y que permitan poner la agenda social en el centro del tablero político para poner freno a la precariedad y a la creciente desigualdad social.

    Nuestro modelo sindical debe hacerse fuerte en una sociedad fragmentada, en un mercado de trabajo igualmente segmentado, en unas empresas cada vez más complejas, descentralizadas y parceladas en los procesos productivos.

    Debemos adaptar nuestras organizaciones para seguir siendo agentes de transformación social, agentes activos y proactivos en las relaciones laborales y referentes socio-políticos.

    Las CCOO, con realidades entrecruzadas y mucho trabajo transversal, somos una organización viva. Queremos construir un relato y una práctica sindical que sitúe el valor del trabajo en el centro de la sociedad. El trabajo es un elemento nuclear en la distribución primaria de la riqueza, y, por tanto, debe ser regulado desde una perspectiva de interés social.

    La apuesta por la centralidad del trabajo y la generación de empleo, deben llevar aparejada la lucha por la calidad del mismo y contra la desigualdad. En esta línea tenemos que incidir, desde nuestra capacidad de intervención en la empresa y en los sectores, y también a través de nuestro papel institucional.

    Apostamos por influir en la distribución de la riqueza, a través de nuestra capacidad de intervención ante los poderes públicos. Esta faceta de agente social a la que no debemos renunciar, tiene que conllevar prácticas propias para que repercutan en nuestra mayor legitimación como organización también mediadora, entre quienes representamos y las instituciones.

    Igualmente, nos emplazamos a preservar los marcos sectoriales de negociación colectiva y a la vez mejorar nuestras formas organizativas para tener una presencia continua y cualificada en las empresas donde, con marco sectorial o sin él, la acción sindical es cada vez más compleja y necesaria.

    El sindicalismo de clase que representamos tiene la aspiración de transformar el mundo mediante la acción organizada y colectiva, internacional y solidaria. Trabajamos por formar parte de la necesaria ofensiva cultural, pedagógica e ideológica para hacer frente al individualismo y a la corporativización de intereses propios del neoliberalismo.

    Nos mueve el horizonte de conseguir, más pronto que tarde, sociedades justas, igualitarias, solidarías y sostenibles. Y para conseguir estos objetivos sabemos que el feminismo, la defensa del medio ambiente, la lucha de clases y los intereses de la clase trabajadora van unidos de manera indivisible.

    Nuestro compromiso es firme en la continua adaptación de nuestra propuesta sindical a la realidad cambiante de la sociedad y del mundo del trabajo y mantenemos una apuesta firme en seguir avanzando en un modelo de organización ágil, útil, de proximidad, solidario y de clase.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.