El empleo creado en Euskadi es temporal y a tiempo parcial dejando de lado al sector industrial y a la juventud

    • Una evolución que muestra falta de dinamismo claro en el mercado laboral, evidenciado entre otras cosas, por la caída del empleo en la industria.
    • El aumento del empleo no llega a las personas jóvenes.
    • La tasa de temporalidad se sitúa en el 25%, mientras que aumenta el empleo a tiempo parcial entre las mujeres.
    • CCOO exige la implicación del Gobierno Vasco con el empleo de calidad en el marco del diálogo social y la derogación de las reformas laborales.
    • CCOO ha presentado 10 propuestas para el giro social y ha propuesto una serie de medidas para mejorar la estabilidad y la calidad del empleo en una estrategia de largo recorrido.

    25/04/2019.

    Los datos de la Epa (INE) para Euskadi en el 1º trimestre de 2019 vuelven a mostrar claro-oscuros. De un lado una nueva recuperación de la ocupación y de la población, pero por otro un aumento del paro y la inaceptable situación de precarización del mercado laboral vasco.

    Igualmente se vuelve a contradecir, en parte, con los datos aportados por Eustat recientemente. La encuesta vasca informaba de un ligero descenso de la ocupación (-2.300) y un ligero aumento del paro (+1.100). El INE, sin embargo sitúa a nuestra Comunidad como una de las pocas en las que aumenta el empleo (+5.300) y coincide con un ligero incremento del paro (+1.000). Esta contradicción aparente se puede explicar por los errores de muestreo ya que en definitiva lo que nos dice es que hay una falta de dinamismo claro en el mercado laboral.

    La encuesta muestra que Euskadi (+2,48%) está a la cola en el incremento interanual del empleo, en todo caso por debajo de la media (+3,16%).

    Fruto de esta evolución el número de personas activas en Euskadi ha crecido en 6.300 personas en el último trimestre y 12.100 en el periodo interanual, a pesar de lo cual nuestra tasa de actividad (56,6%) sigue estando casi dos puntos por debajo de la media (58,35%).

    La tasa de paro se mantiene por debajo del 10%, (9,62%) muy alejada de la media del Estado (14,7%), mientras que la tasa de empleo mejora ligeramente en el trimestre y aumenta casi un punto en relación al pasado año hasta situarse en el 51,16%, una cifra todavía demasiado baja para los objetivos de empleo marcados y necesarios para el mantenimiento del sistema de seguridad social, aunque superior, por desgracia, al del conjunto del Estado (49,78%).

    El incremento de la ocupación en el trimestre viene de la mano de las mujeres (+7.500). Las personas jóvenes menores de 25 años pierden ocupación (-4.000) y el sector industrial pierde 6.400 empleos, concentrándose el aumento en servicios.

    En el computo anual este panorama se repite, el empleo ha crecido entre las mujeres, pero entre las personas jóvenes el empleo no aumenta y se produce un descenso de la ocupación en la industria (-18.700).

    Una noticia a destacar es el dato de empleo asalariado, que si bien no aumenta mucho si muestra un crecimiento destacado de las personas asalariadas con contrato indefinido (+15.400), frente a un descenso de las personas con contrato temporal (-12.700), lo que hace que la tasa de temporalidad caiga hasta el 24,9%, un punto menos que hace un año.

    La tasa de temporalidad de las mujeres (27,7%) también desciende pero sigue siendo 5,6 puntos superior a la de los hombres. Por el contrario el empleo a tiempo parcial aumenta, sobre todo entre las mujeres que tienen una tasa de 27,4% frente al 6,4% entre los hombres

    Estos datos, cuando menos, nos deben situar en estado de alerta sobre el futuro del empleo de las personas jóvenes y del empleo en el sector industrial vasco y muy especialmente sobre la protección social y el tipo de empleos que se puedan estar creando, con alta tasa de empleos parciales y temporales.

    Frente a esta realidad CCOO vuelve a exige a la Administración Pública Vasca el compromiso activo en la apuesta por la creación de empleo de calidad, la priorización en la agenda política del empleo y la protección social y una mayor implicación con el diálogo social abierto con los agentes sociales.

    En el marco de la negociación colectiva, CCOO priorizará las cláusulas por el mantenimiento y la creación del empleo junto con medidas orientadas a reducir la temporalidad y la precariedad laboral. En este sentido, debemos criticar, una vez más, la falta de voluntad negociadora de la patronal para desbloquear la negociación colectiva y los intentos de individualización y segmentación de la misma.

    CCOO mantiene que la derogación de las reformas laborales sigue siendo la gran asignatura pendiente, precisamente para activar la negociación colectiva y para ganar en empleo y en poder adquisitivo de forma que consigamos activar la demanda interna y poner las bases para que la mejora de la economía, no se haga sobre la base de un mercado laboral precario.

    En este sentido CCOO sigue trabajando en desarrollar las propuestas planteadas para mejorar la estabilidad y la calidad del empleo en una estrategia de largo recorrido, cuyo desarrollo debe combinarse con medidas urgentes para la recomposición de la relación de empleo estándar y de los equilibrios de fuerzas entre capital y trabajo, a partir del respeto estricto a los marcos normativos internacionales relativos a los principios del trabajo decente y la estabilidad en el empleo.

    CCOO ha presentado 10 propuestas para un giro social, dentro de las cuales no puede faltar un apartado para el empleo de calidad.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.