CCOO lamenta el aval de EH Bildu y Elkarrekin Podemos al veto de ELA y LAB a la mesa del Diálogo Social

    CCOO de Euskadi reitera su apuesta por una Ley que regule la participación institucional como herramienta idónea para el debate y la participación de los grupos parlamentarios sobre la concertación social.

    29/11/2018.

    Ante el debate que se ha producido hoy en el Parlamento Vasco sobre el Decreto de Institucionalización del Diálogo Social, CCOO de Euskadi ha lamentado la “compra ingenua” por parte de los grupos de EH Bildu y Elkarrekin Podemos de los argumentos de organizaciones sindicales que confunden la defensa de la democracia y la representatividad, con el derecho a veto y la imposición.

    La voluntad de las organizaciones sindicales que deciden no participar en el diálogo social y, por tanto, autoexcluirse de la posibilidad de condicionar la legislación que afecta al conjunto de la sociedad vasca, no es falta de democracia, es una irresponsabilidad hacia los intereses que dicen defender.

    CCOO ha recordado a los grupos parlamentarios que han puesto en cuestión la institucionalización del diálogo social en base a la “carencia” de representatividad, que es la Ley Orgánica de Libertad Sindical quien define como sindicatos más representativos a las organizaciones en función de su audiencia electoral, es decir, del apoyo que reciben en las elecciones sindicales.

    Actualmente, en esa definición de sindicatos más representativos, están insertos los cuatro sindicatos mayoritarios de Euskadi y esa es la razón por la que pueden participar en la concertación social para mejorar las condiciones sociolaborales de la clase trabajadora.

    La autoexclusión y el derecho a veto que defienden las organizaciones sindicales que rechazan el diálogo social esconden la verdadera intención del sindicalismo excluyente de apostar por la bilateralidad preferente en su relación con el Gobierno vasco, obviando al resto de organizaciones sindicales.

    Los partidos políticos que han rechazado el decreto de institucionalización del diálogo social en base al argumento de la falta de representatividad y la falta de democracia, están posibilitando el derecho de veto de organizaciones que se autoexcluyen del diálogo social.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.