CCOO de Euskadi denuncia que aumenta el paro y se cronifica la precariedad

    Aumenta el paro pero sólo el 41,3% de las personas en desempleo cobra algún tipo de prestación económica.

    Descenso muy pronunciado de la afiliación a la Seguridad Social.

    El anuncio de la ralentización económica no debe ser obstáculo para el desarrollo del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

    04/09/2018.

    Los datos facilitados por Lanbide correspondientes al mes de agosto muestran un aumento en el número de personas demandantes de empleo paradas en nuestra comunidad (+2.549) que se sitúa en 123.606 personas. El número total de demandantes de empleo se eleva hasta 269.386 personas a pesar de su descenso en agosto.

    El incremento del paro en nuestra comunidad (+2,1%) el pasado mes es superior a la media del Estado (1,5%) como viene siendo habitual. Esto se debe, en parte, al fuerte aumento del paro en el sector industrial, +652 (un 4%). El paro ha subido en todos los sectores. Servicios es el que más aumenta su desempleo pero conviene destacar el incremento de Industria que vuelve un año más a poner de manifiesto las miserables prácticas cortoplacistas de la industria vasca de despedir en verano a pesar de lo ajustado de las plantillas.

    Esto repercute en que, a diferencia de la dinámica que se vienen dando, el aumento del paro en agosto haya sido mayor entre los hombres (1.626) que entre las mujeres (+923). A pesar de ello las mujeres representan ya el 57,4% del paro cuando hace ocho meses representaban el 55,5%. (el 56,5% en agosto de 2017 y 55% en agosto de 2016) lo que muestra el deterioro de las situación de las mujeres en el mercado laboral en relación a los hombres.

    Sólo 50.080 personas entre los desempleados y desempleadas estaban cobrando en julio algún tipo de prestación, 2.733 menos que hace un año, 52.813 y 57.877 en 2016 y 67.000 en 2015. Lo que representa que el 58,6% de las personas en desempleo no cobra ningún tipo de prestación, situación mejor que la del año pasado 59,6%, pero superior a la de hace tres 57% y hace cuatro 52,6%. Esto es, se mantiene la preocupante situación de desprotección social.

    La afiliación a la seguridad social también ha descendido. En Agosto ha habido de media -13.101 afiliados que en el mes de julio, un descenso superior a los ocurridos en los pasados años (-11.944,68 en 2017, -10.787 en 2016, -9.819 en 2015 y -7.334 en 2014).

    El descenso de la afiliación que se ha producido ha sido mayor entre los hombres (-7.048) que entre las mujeres que desciende en -6.052 (Lidera la pérdida de la afiliación la industria, manufacturas y educación).

    En definitiva el número de parados ha aumentado más que la media y el descenso de la filiación ha sido mayor que en años anteriores.

    Sólo el 41,3% de las personas paradas cobra algún tipo de prestación. Además la contratación continúa siendo abrumadoramente temporal 91,2%.

    Lo cierto es que situación vuelve a mostrar signos de ralentización en lo económico y sigue siendo insostenible socialmente. La recuperación económica de los últimos años ha venido marcada por la mala calidad del empleo, por la bajada de las condiciones laborales y de los salarios y la precaria contratación, con contratos de muy escasa duración y, por tanto, con un aumento continuado de la desprotección posterior al no poder generar ni prestaciones ni subsidios.

    El anuncio de que la situación económica vuelve a mostrar signos de ralentización no será escusa para el cumplimiento de los contenidos del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) firmado en el marco del Estado en cuyo desarrollo se confía para derogar al menos los aspectos más regresivos de las reformas laborales.

    El reto más importante de los próximos presupuestos sigue siendo revertir la desigualdad y precariedad que han dejado las reformas laborales y las políticas de austericidio.

    Es necesario derogar las reformas laborales que han impulsado este escenario, mejorar el sistema de protección social y aprobar presupuestos públicos expansivos que puedan dotar de partidas suficientes a las políticas activas de empleo y a la inspección de trabajo para vigilar las condiciones laborales que se están produciendo.

    CCOO compromete sus esfuerzos a lograr acuerdos por el empleo estable y de calidad y priorizará el desbloqueo de la negociación colectiva.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.